sábado, 29 de mayo de 2010

Luciernagas

De cuando en cuando
cuando aún era niño
viajaba con mis padres
carreteras oscuras
cielos estrellados
los ojos fijos
en el espejo de la puerta
bailaban como luciernagas
las luces de otros autos.

Hoy no hay luciernagas
ni niños ni espejos
mucho menos nuestros padres
pero aún quedan
carreteras oscuras
y cielos estrellados

2 comentarios:

Toti dijo...

Es de los que más me gustan.

Nus vemos, Monobrut!

christine dijo...

me gusto muucho!! sigue así compañeroo ^^
ñiii